Jueves , 23 Marzo 2017
Inicio :: Actualidad :: Albiol: “La red de ciudades refugio está dando una lección de solidaridad a los gobiernos de la UE”

Albiol: “La red de ciudades refugio está dando una lección de solidaridad a los gobiernos de la UE”

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, ha destacado este martes la “lección de solidaridad” que están dando a los gobiernos de la Unión Europea, los “millones de ciudadanos y cientos de municipios” que forman parte de la red de ciudades refugio y que con sus políticas de acogida de las personas refugiadas están demostrando cómo se puede romper con la insolidaridad de Bruselas y plantar cara al racismo, la xenofobia y el fascismo de la extrema derecha.

Albiol ha hecho estas apreciaciones en una rueda de prensa para presentar Solidacities, un evento coorganizado junto a una decena de eurodiputados y eurodiputadas del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, y que ha reunido a alcaldes, concejales y representantes de las autoridades locales de todos los rincones de la UE para poner en común sus experiencias en la acogida de personas refugiadas y aumentar los lazos de la red de ciudades refugio. 

Desde el principio de la legislatura “venimos denunciando las políticas de la Unión Europea en materia de migración, hemos denunciado el acuerdo criminal con Turquía, las devoluciones en caliente y la negativa a que se abran vías legales” para que las personas refugiadas puedan llegar a Europa “sin jugarse la vida en el mar”, ha explicado Albiol. “Hoy –ha continuado- queríamos poner el acento en la otra cara de la moneda, que es la solidaridad de estas ciudades, muchas del Estado español, y queríamos ayudarles a ampliar esas alianzas en el Parlamento Europeo para lanzar el mensaje de que no nos sentimos representados por estas políticas insolidarias y criminales y no nos resigamos”.

A su lado estaban Miguel Urbán, eurodiputado de Podemos; los alcades de Valencia, Zaragoza y Rivas Vaciamadrid, Joan Ribó, Pedro Santiesteve y Pedro del Cura; las concejalas de Madrid y Badalona, Rommy Arce y Fatima Taleb; el director del departamento de Justicia Global y Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Barcelona, David Llistar; y la diputada provincial en Valencia y responsable de Política Municipal de IU, Rosa Pérez Garijo.

Arce ha explicado que el Ayuntamiento de Madrid había preparado una partida de diez millones de euros para acoger y acompañar a las personas refugiadas, pero que no han podido dar uso a ese dinero, o las viviendas públicas que se habían habilitado, porque el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy y, en concreto, el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, están “paralizando” todas sus propuestas. “Nos avergonzamos de su hipocresía, apatía y xenofobia institucional”, ha dicho.

El caso es muy similar al de Barcelona, ha señalado Llistar, que también ha visto cómo el Estado español está bloqueando incluso iniciativas como la de la acogida de personas refugiadas mediante acuerdos entre ciudades. Así sucedió con Atenas, con quien el Gobierno municipal de Ada Colau, pactó la acogida de 100 personas y que no se pudo llevar a cabo porque el Ministerio nunca dio el visto bueno. Llistar ha puesto en valor la iniciativa We, the cities, lanzada por Colau, como forma de “puentear” la insolidaridad entre los Estados miembros de la UE y dar una “salida” al problema, “desde el municipalismo”.

Taleb ha explicado que el trabajo de la corporación municipal que lidera la alcaldesa Dolors Sabater en Badalona se ha centrado, inevitablemente, en acabar con la imagen de ciudad xenófoba promovida por el gobierno de Xavier García Albiol, y convertirla en ciudad de acogida. “El Gobierno del PP fomentó el odio con sus políticas y nosotros planteamos una Badalona para todos y todas. Los vecinos nos están pidiendo acoger a las personas refugiadas y nos estamos preparando para ello”, ha dicho.  

Rivas Vaciamadrid, sin embargo, lleva preparada “desde 1991”, cuando comenzaron “a llegar los primeros refugiados de la guerra de los Balcanes”, ha explicado Del Cura, “lo que nos ha permitido atesorar cierta capacidad” para dar acogida a “uno de cada tres refugiados que han llegado a la Comunidad de Madrid”. “Pero esto no es una solución de una sola ciudad”, ha remarcado. Y “de ahí la importancia de tejer esa red de solidaridad de abajo arriba, desde los municipios, para crear una masa crítica que trascienda de la vergüenza y el asco” por cómo están gestionando los Estados de la UE la situación de las personas refugiadas. Como ejemplo, el Estado español: “Que no se nos olvide que de 18.000 personas han llegado 464 y sólo 63 están en Madrid”.

Santisteve ha reflexionado sobre “la pérdida de valores de la UE”, unos “valores fundacionales, que hablaban de derechos humanos y políticas de asilo” y que hoy no se ven reflejados en las políticas migratorias de Bruselas. Zaragoza, “una ciudad abierta, plural, participativa y democrática” sí que ha decidido mantenerlos, y por eso se convirtió en ciudad refugio, concentrando “la lucha local frente a la globalización”. Su ciudad se ha encontrado con los mismos problemas del resto a la hora de acoger personas refugiadas, pero aún así cuenta “con una mesa permanente de recursos, un protocolo de acogida y de atención de las necesidades básicas y de integración”.

Rosa Pérez ha explicado cómo desde la Diputación de Valencia se “promovió la red de ciudades refugio, animando a que se crearan plataformas con recursos en cada ayuntamiento para poder dar respuesta cuando llegaran las personas refugiadas”. “Fue increíble ver cómo los municipios se volcaron en la solidaridad”, pero “las personas refugiadas no llegaron ni cuando se esperaba que llegaran, ni en el número en que debían llegar”. “El Estado español no ha querido apostar por las políticas de inclusión social y la respuesta las están dando las autoridades locales”, ha denunciado.

Ribó es otro de los alcaldes que se ha chocado de frente con las políticas de Rajoy y ha puesto como ejemplo de ello una de las iniciativas puestas en marcha desde el Ayuntamiento de Valencia hasta el momento. “Solicitamos junto a la Generalitat un barco que hiciera el trayecto directo desde Lesbos a Valencia, para que hicieran la travesía a salvo y evitar la ruta de los Balcanes” y cuando el Consistorio tenía todo preparado, “incuso el sitio donde recibirlos en Valencia, una partida presupuestaria abierta y una web” para recoger fondos”, se encontraron con que “las fronteras no las controlamos nosotros”, sino el Gobierno central.

Ribó anunció que entre el 25 y el 27 de noviembre Valencia acogerá el evento Solimed, que contará con expertos de diferentes organizaciones sociales y políticas, intelectuales y representantes de ayuntamientos de todos los rincones del Mediterráneo, para poner en común su respuesta frente a esta crisis humanitaria. 

Por último, Urbán ha afirmado que “desde abajo, desde la sociedad civil, desde los ayuntamientos, hemos dicho que ya basta” y ha hecho un llamamiento a seguir enriqueciendo la “desobediencia civil” frente a las políticas de la “Europa fortaleza” y a “plantar cara al nuevo Gobierno para obligarle a cumplir, al menos, con lo que había firmado” en el acuerdo para el reasentamiento de las personas refugiadas.

Artículo relacionado

Acto “Contra el refuerzo de la Europa fortaleza” sobre legislación de la UE en materia de migración

Acto “Contra el refuerzo de la Europa fortaleza” sobre legislación de la UE en materia ...