viernes , 18 octubre 2019
Inicio :: Actualidad :: Vallina reclama iguales derechos de adopción en la UE para las parejas del mismo sexo

Vallina reclama iguales derechos de adopción en la UE para las parejas del mismo sexo

La eurodiputada de Izquierda Unida Ángela Vallina reclamó ayer a la Unión Europea “más valentía” a la hora de abordar las adopciones entre parejas del mismo sexo, o por parte de una persona, independientemente de que tenga o no pareja, en el marco del debate sobre las adopciones transfronterizas que tuvo lugar durante la sesión plenaria que se celebró en Bruselas.

Desde su punto de vista, la resolución aprobada por la Eurocámara es positiva, en el sentido de que exige al Consejo Europeo dotar a la UE de mecanismos legales que permitan acabar con los problemas que existen en la actualidad en las adopciones entre Estados miembros. Sin embargo, la falta de un reconocimiento claro de “los nuevos modelos de familia”, ya sea entre personas del mismo sexo o de familias monoparentales, provoca que la UE siga sin avanzar lo suficiente en los derechos sociales.

“Estamos contentos de aprobar esta resolución que va a exigir al Consejo una herramienta jurídica necesaria”, pero “echamos en falta que no hablemos de los nuevos modelos de familia. Que existen, que no se pueden ocultar”.

“Echo en falta valentía para hablar de las adopciones entre personas del mismo sexo, o de personas solteras”, dijo la eurodiputada, para quien de lo que se trata es “de avanzar y de cimentar una Europa de los derechos civiles y sociales, no de las fronteras, de las burocracias o de la discriminación.”

Vallina explicó que la problemática sobre la adopción de menores es un tema que afecta a muchos ciudadanos y ciudadanas en la UE y que prueba de ello son “las más de 300 peticiones particulares de personas” que ha recibido la comisión de Peticiones de la Eurocámara.

Problemas que, en muchos casos, “se dan sólo porque un Estado no reconoce la adopción dictaminada por un juzgado o una administración de otro Estado”, lo que, además de ser una barrera burocrática, puede suponer una violación de las normas comunitarias en lo que se refiere a la libre circulación de las familias, tal y como señala el informe.