lunes , 11 diciembre 2017
Inicio :: Actualidad :: Vallina: “Para reducir el desperdicio de alimentos, la UE debe poner coto a un modelo agrícola basado en la superproducción”

Vallina: “Para reducir el desperdicio de alimentos, la UE debe poner coto a un modelo agrícola basado en la superproducción”

La eurodiputada de Izquierda Unida Ángela Vallina defendió ayer en Estrasburgo un modelo de producción agrícola basado en la soberanía alimentaria, los circuitos cortos de distribución y la agricultura ecológica, como la única forma posible de reducir el desperdicio de alimentos en la Unión Europea. Las cifras, explicó la parlamentaria, “son escandalosas”, rondando los 80 millones de toneladas de alimentos que acaban en la basura cada año, fruto de “un modelo de producción” agrícola y ganadero “desproporcionado que tiende a la superproducción”.

“Está claro que debemos reducir los desperdicios alimentarios a nivel europeo. Las cifras son escandalosas y por ello estamos de acuerdo en pedir compromisos de reducción de aquí a 2025 y 2030”, dijo Vallina que, sin embargo, criticó el hecho de que la Comisión Europeo esté decidida a aplicar esta medida sólo como recomendaciones.

“La reducción debe ser obligatoria y no una recomendación a los Estados”, porque como sucede con la implantación de energías renovables o con los límites de gas, “ya sabemos lo que pasa”, indicó.

El informe a debate ayer en la sesión plenaria que se celebra esta semana sobre La iniciativa sobre el uso eficiente de los recursos: reducir el desperdicio de alimentos y mejorar la seguridad alimentaria “tiene aspectos positivos” para Vallina, pero “como todas las propuestas de la Comisión sobre economía circular, olvida el estado de la producción agrícola y ganadera” de la UE.

“Seguimos en un modelo desproporcionado que tiende a la superproducción y a la ausencia de salarios dignos en el campo, mientras alimentamos tratados de libre comercio con precios agrícolas a la baja”, señaló.

Por tanto, “la única alternativa” para reducir el desperdicio de alimentos, “pasa por defender la soberanía alimentaria, los circuitos cortos de distribución y la agricultura ecológica”.