jueves , 21 septiembre 2017
Inicio :: Actualidad :: Vallina presenta su propuesta parlamentaria para que las ciudades europeas cumplan con los objetivos de la COP21

Vallina presenta su propuesta parlamentaria para que las ciudades europeas cumplan con los objetivos de la COP21

La eurodiputada de Izquierda Unida Ángela Vallina presentó ayer en la comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo su propuesta de informe para conseguir que las ciudades europeas cumplan con los objetivos pactados en la Cumbre del clima de París. Entre los objetivos de este texto, que acaba de iniciar el trámite parlamentario, están el “establecimiento de un marco adecuado para una actuación eficaz contra el cambio climático” y “la definición y propuesta de políticas a aplicar por las regiones y ciudades”, e incluye una serie de “recomendaciones hacia las políticas de la UE”, con especial énfasis en la política de Cohesión.

Tal y como explicó durante su exposición, “se trata de ratificar la firmeza de la Unión Europea en su compromiso de lucha contra el cambio climático” y proponer “políticas de mitigación y adaptación”, que contribuyan “a tomar las decisiones adecuadas para que podamos conseguir una mejora en la calidad de vida de la ciudadanía” de manera “sostenible”.

Para conseguir esto, se debe asumir que “las ciudades tienen una gran responsabilidad en el calentamiento global”, y pese a “ser los puntos de máxima vulnerabilidad”, también “constituyen un gran potencial para aportar las soluciones”, ya que “la mayor parte de los gases de efecto invernadero se producen en ellas.

Vallina advirtió además de que hay que ser conscientes de que la lucha contra el cambio climático no es algo que dependa sólo de los gobiernos locales, sino que “desde la esfera pública hasta la privada, son muchos los sectores implicados y todos tienen sus intereses”, que son “legítimos en la gran mayoría de los casos” y que “deben ser considerados e integrados en la ecuación de las soluciones”. “La respuesta a través de acciones coordinadas entre todos los actores, tanto vertical como transversalmente es una condición obligatoria”, añadió.

En lo que respecta al primero de los objetivos de su informe, la creación de un marco adecuado para actuar de forma eficaz contra el calentamiento, Vallina fijo cuatro ejes de acción. “Será necesario establecer unos objetivos regionales y estatales” que abarquen cuestiones como la “reducción de emisiones regionales de gases” de efecto invernadero, la descarbonización, la reducción de las emisiones sectoriales, la apuesta por las energías renovables y una reducción de la demanda de energía.

Asimismo, considera necesario “ejecutar una tarificación de las emisiones de carbono y corregir las subvenciones a los combustibles fósiles”, pero poniendo especial atención en que se pongan en marcha “unos adecuados planes de empleo para que la transición energética hacia un desarrollo sostenible medioambientalmente lo sea también en lo social”. Esta transición, además, “requerirá una serie de cambios fundamentales en la tecnología, energía, economía, finanzas y en la propia sociedad”.

Por último, será obligatorio que haya “una coherencia absoluta entre las políticas de medio ambiente y otras políticas, introduciendo las medidas de adaptación en las políticas y programas de la UE”.

Mientras, en el segundo objetivo, la definición y propuesta de políticas, Vallina señaló dos cuestiones clave: la mitigación y la adaptación. El primero de esos puntos, tiene por objeto “respon­der a las causas del cambio climático, reduciendo o limitando la emisión de gases de efecto invernadero, principalmente a través de la reducción del consumo de energía, la mejora de la eficiencia energética y el aumento de la proporción de energía renovable”. El segundo, la adaptación, pretende “anticipar los efectos adversos y, en su caso, positivos del cambio cli­mático, tomando las medidas convenientes para evitar o mini­mizar los daños potenciales”.

Así, resumió Vallina, “se propondrán medidas en materias como transporte, edificación, energía, gestión de residuos, planificación urbana y ordenación territorial con el objeto de descongestionar las ciudades”.

La eurodiputada destacó que en paralelo a la puesta en marcha de políticas en esos ámbitos, se deben desarrollar “campañas de concienciación y participación ciudadana”, se debe adaptar los marcos legislativos de las regiones y ciudades para que realmente puedan ejecutar políticas activas y eficaces, se debe evaluar “el impacto financiero de las medidas de lucha contra el cambio climático”, siendo esencial una “cooperación interregional y transfronteriza”, y la incorporación de la perspectiva de género a todas las medidas.

Vallina explicó al inicio de su intervención que “los datos del calentamiento global y sus consecuencias son abrumadores” y que de no poner remedio, “las catástrofes naturales, sequías, inundaciones, huracanes, olas de calor, seguirán incrementando exponencialmente en los años venideros”.

“Los ejemplos, como acabamos de ver en Houston, tras el paso del huracán Harvey. No sólo se trata del aumento de la intensidad y de la frecuencia de los fenómenos meteorológicos adversos, sino de cómo la sociedad lleva a cabo un desarrollo insostenible aumentando enormemente su exposición a las tragedias”, dijo.

Pero el cambio climático es una fuente también de “desigualdades sociales” dentro de la UE, donde “ciertos grupos sociales y regiones están más expuestos y sufren más gravemente las consecuencias”. Entre las personas más afectadas, avisó, “se encuentran quienes tienen, por ejemplo, salud precaria, bajos ingresos, vivienda inadecuada o falta de movilidad”.

Vallina criticó la “desafortunada e insolidaria decisión de Estados Unidos de retirarse de los acuerdos de COP21, siendo el segundo país productor de CO2 con un 15% de las emisiones mundiales, por detrás de China, con un 30%”.

La Unión Europea, por su parte, “contribuye con un 9% de las emisiones mundiales, de las que tres cuartas partes se generan en las ciudades. Es el momento de mantenerse firme en los acuerdos de COP21, el momento de decidir las políticas adecuadas para nuestras ciudades y regiones, y de constituir un ejemplo a nivel mundial”.

Entre todas y todos, deseó, “podemos ser suficientemente inteligentes para proponer soluciones de éxito, mostrando que se puede contribuir al desarrollo, a mejorar la economía, a aumentar la calidad de vida, y todo ello de manera sostenible en lo medioambiental, en lo social y en lo económico”.

Artículo relacionado

Albiol: “Es difícil que la UE encabece la lucha contra el cambio climático cuando calla ante el recorte de Rajoy para esta partida en un 45%”

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, comparte la preocupación de ...