lunes , 22 enero 2018
Inicio :: Actualidad :: Paloma López: “El rechazo en la Eurocámara del ‘Test de Proporcionalidad’ propuesto por la CE demuestra la falta de consenso sobre su necesidad”

Paloma López: “El rechazo en la Eurocámara del ‘Test de Proporcionalidad’ propuesto por la CE demuestra la falta de consenso sobre su necesidad”

La eurodiputada de IU Paloma López considera que el rechazo en el Comité de Empleo y Asuntos Sociales a la opinión sobre la propuesta normativa de la Comisión relativa a este test antes de adoptar una nueva normativa sobre profesiones demuestra “la falta de consenso en la necesidad de esta medida dentro de los grupos parlamentarios”.

El Test de Proporcionalidad propuesto por la Comisión Europea como paso previo a adoptar una nueva normativa sobre profesiones en la Unión Europea (UE) no ha pasado hoy la primera prueba en el Parlamento Europeo. La opinión sobre el informe legislativo relativo a este test antes de adoptar la nueva normativa, de la que ha sido ponente la eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López, ha sido rechazada en el Comité de Empleo y Asuntos Sociales debido a la falta de consenso sobre la propuesta. Todo ello viene a demostrar la “fractura existente en las mayorías parlamentarias”, según valora López.

La eurodiputada de IU dejó clara desde el primer momento la postura de su grupo acerca de la propuesta que lanza la Comisión Europea. Señaló como “problemática” que entre las principales cuestiones que plantea la Comisión esté “que todas las profesiones, incluidas aquellas relacionadas con los servicios de la salud, sean sometidas a un test de proporcionalidad previo cuando se adopte o enmiende la normativa”.

Este test sigue una lista de ‘criterios abstractos’ que han sido empleados en algún momento por el Tribunal Europeo de Justicia en casos concretos, aunque ahora la intención de la Comisión sea aplicarlos de forma general en toda la normativa relativa a profesiones en todos los Estados miembros, lo que significaría un veto de facto a cualquier regulación profesional que chocara con las propuestas liberalizadoras de la UE.

Para Paloma López, “la propuesta rompe claramente con el principio de subsidiariedad. Implica poner en manos de la Comisión cualquier revisión legal que se haga en los Estados miembros, cuando ésta ya la realiza el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para cada caso concreto si se aprecia que existe una vulneración”.

La propuesta que defendió la parlamentaria de IU reflejaba esta situación, de ahí que tratara de limitar a una mera opinión la participación de la Comisión en los procedimientos legislativos relativos a temas profesionales. Además de esto, planteó unas ‘líneas rojas’ para proteger los servicios de la salud y dejarlos fuera de la aplicación de este test. Además, López abogó por eliminarlo del listado de criterios recogido por la Comisión, al considerar que la generalización de criterios concretos genera inseguridad jurídica.

Con la protección del libre mercado como adalid, tanto desde el EPP como desde ECR y ALDE, el voto se ha dirigido a reforzar a la Comisión en su intento de apropiarse de competencias que pertenecen a los Estados miembros. Además, “han querido despojar al Tribunal Europeo de Justicia de su competencia a la hora de medir la proporcionalidad en la legislación de los diferentes países. Tanto las enmiendas presentadas como los compromisos provenientes de los ‘populares’ han ido dirigidas a crear un sistema peligroso para los Estados y para la producción normativa en un asunto tan delicado como la regulación de las profesiones”, valora la eurodiputada.

La fractura en los grupos mayoritarios ha conducido a la aprobación de algunos puntos de la propuesta realizada por Paloma López, a la que se han sumado compromisos de los grupos conservadores, dando como resultado una opinión contradictoria en su contenido, que ha sido finalmente rechazada por 30 votos en contra, 6 votos a favor y 14 abstenciones.

Para IU, “la existencia de un test de proporcionalidad previo a la adopción de la normativa en materia de profesiones no es una solución para la problemática europea en la materia. Además, multiplica los males que se quieren solucionar, como son la precariedad laboral, la brecha salarial o el ‘dumping’ social”.

Artículo relacionado

Marina Albiol apoya las reivindicaciones laborales de las Kellys ante el Parlamento Europeo

La delegación de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo ha invitado a representantes de Las ...